Una cuestión poética

La vida no es un asunto personal,
yo en ella está probando suertes;
María es bello nombre, como es Juan,
para decir el tiempo que hace,
poco más:
                  una cuestión poética.

Cada instante como gota de lluvia,
sólo agua, sólo agua, todo lo refleja.
María, Juan: el agua lloradora
en sí misma se agota al hacer mundo,
nada más,
                   mera cuestión poética.

En el bosque de ideas a María
y a Juan la luz dirige el haz
de tiempo y lluvia salvadores;
pero es el engañoso solisombra,
nada más,
                   mera cuestión poética.

En el bosque de haceres, lluvia
y luz miran María, miran Juan,
como si en ello se les fuera la vida,
como si en ello se les viene la muerte,
poco más:
                   una cuestión poética.

---