(Había que llegar a este punto...)

Había que llegar a este punto,
no resumido, puro desprendimiento,
desde el que divisable es ciertamente el abismo,
mientras cae en el abismo, punto ciego
y se silencia.

Y atesorar tan sólo por razones de peso,
porque arrojar en condiciones óptimas
y por amor a él y a la llegada,
una parte ninguna más anónima
en universo sin más.

Pues el primer dios es Atum, lo completo,
hablando.

---